La reflexión

Mi aventura en España se ha acabado y me encantaría ir de vuelta en Cádiz y disfrutar del estilo de vida español pero tengo que aceptar que ahora estoy de vuelta a la realidad. Una realidad que no incluye solo infinito, playas, lagos y las taparías baratas. Sabía que irme me habría puesto triste y sabía que me sentiría nostálgico por un tiempo, pero nunca imaginé lo tanto que extrañaría. Supongo que ahora tengo gana de regresar a casa porue he vivido tantas experiencias que al momento estoy abrumado por lo mucho que me divertí y lo mucho que aprendí.

 

Primero, hay una diferencia muy distinta entre las dos estancias que he experimentado. Mis primeras expectativas eran aún más pesimistas de lo que he descuberto de Francia. Pensaba que el estilo de vida español hubría sido lento y complicado. De hecho, los españoles viven lentamente pero nunca me encontré en una situación complicada. La administración funcionó sin problemas, solamente con un poco de retraso. A diferencia del sistema francés, donde había tantos obstáculos sólo para lograr una tarea sencilla, aquí es mucho más simple. Cierto es que el hecho que he podido adaptarme cualquiera situación después de Francia es un testimonio del crecimiento de mi carácter y del cambio que ha sufrudo mi personalidad. A pesar de que la transición en mudarse al país era fácil, acostumbrarse al estilo de vida a principio ha sido muy dificíl. Aquí todo es diferente. En las primeras semanas no podía quedarme despierto después de las 2 de la mañana.  La gente aquí cena a las nueve, todo cierra desde las 2 hasta las 5 por la tarde y aún los domingos. Además, después de haber quedado en Francia durante un semestre, yo hablaba francés con mucha confianza durante las primeras semanas, pero comenzó a desvanecerse siendo replazado del español.

 

Segundo, creo que mi problema con tener un montón de tiempo libre es que simplemente no sé cómo usarlo, así que terminan desperdiciarlo y luego sentirse estresado porque todo ese tiempo libre que pensé que había repentinamente desaparece. Para remediar esto comencé a planear y organizarme mucho más para tener algún tipo de rutina. Si eres estudiante Erasmus, entonces puedes permitirte el lujo de gastar mucho, confía en mí. No debes preocuparte demasiado en ahorrar lo más que puedes porque viajar significa ir comiendo en el mercado o taparías, o pasar el fin de semana en Marruecos, como tú quieras. Y ahora es el momento para hacerlo. Esta es tu oportunidad para vivir a lleno tu vida.

 

Tercer, el único arrepentimiento que tengo sobre este semestre es de que no quedar suficientes amigos españoles nativos. Yo creía que podía unirme al equipo de voleibol pero la temporada ya había terminado y las instalaciones estaban a 40 minutos en tren, simplemente no me parecía valer la pena. Tuve la suerte de rodearme con estudiantes Erasmus de otros países que sólo querían hablar español, así que al menos tuve práctica diaria.

 

Finalmente, está calro que a 21 años ya no puedes haber planeado toda tu vida. Tengo la impresión de haber tenido una especie de crisis en mis veintes y después de hablar con amigos que están terminando sus estudios universitarios, parece que todos estamos en el mismo barco. Algunas personas ya tienen antecedentes profesionales y no es algo malo. Otros no tienen absolutamente ninguna idea de lo que les espera en el futuro y eso es igual de bueno. Sin embargo, se debe dar prioridad a las interacciones sociales. Mis maestros probablemente estarían en desacuerdo, pero personalmente, veo las cosas de esta manera: no recordarás la lección que te perdiste, o esa clase particularmente aburrida o un día estresante en el trabajo, pero seguro recordarás todos los buenos momentos, noches pasadas en compañía y todos estos maravillosos encuentros.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.