Faro

Fui a Faro, Portugal con dos amigas con espontaneidad pero este viaje nos dio un monto de estrés porque luego de haber esperado algunas horas por nuestro blablacar a Faro desde Sevilla, el conductor había cancelado nuestro viaje. Por eso, nos dejó 15 minutos para viajar a la otra estación de autobuses. Sin embargo, fue Semana Santa. Todos los calles estaban lleno de la gente y casi todo los calles estuvieron cerrado gracias a los procesiones. ¡Que estresante! Tuvimos mucho suerte, te digo, tal suerte que te hace preguntar a tu mismo si existe un dios porque nuestro conductor de taxi nos pasamos de cada semáforo en rojo. Entonces, tuvimos un plan. Yo y Jule, corremos al andén para decir al conductor a esperarnos mientras compra Anna los billetes. Literalmente, no tuvimos ningún margen para el error. Después de todo, acabamos de lograr este plan con un minuto de ventaja.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.